gototopgototop
Navegando en: Comunicación y Prensa Noticias Cumbre de ex alumnos del Balseiro: una noche para recordar

Cumbre de ex alumnos del Balseiro: una noche para recordar

La reunión se realizó el 17 de diciembre en el CAB (Créd. Prensa IB).Dando inicio a una tradición, la Asociación de Ex Alumnos del Instituto Balseiro (AEIB) reunió a casi 60 egresados de esta institución en una emotiva cena. Tuvo lugar el sábado 17 de diciembre en el gimnasio del Centro Atómico Bariloche. Estuvieron presentes integrantes de la 9º promoción de Licenciados en Física, que este año cumplieron 50 años de recibidos, además de representantes de distintas camadas y carreras del Instituto Balseiro.

Fecha de publicación: 21/12/2016

Recuerdos, emociones y un denominador común: el profundo agradecimiento por la institución universitaria que los formó como físicos o ingenieros. Para desplegar sus trayectorias en la ciencia y la tecnología, algunos se quedaron en Bariloche y otros se fueron a vivir a otros lugares. El sábado por la noche, alrededor de 60 graduados de distintas promociones y carreras del Instituto Balseiro se re-encontraron en esta primera cena organizada por la Asociación de Ex Alumnos del Instituto Balseiro (AEIB). En total, incluyendo a familiares y otros invitados, participaron 75 personas.

Para no perderse la oportunidad de reencontrarse con sus ex compañeros, muchos viajaron a Bariloche desde otras ciudades de Argentina, como Rosario, Córdoba y Buenos Aires. También, desde otros países, como Estados Unidos, Francia, Brasil y Alemania. Lejos de hablar de trabajo de forma exclusiva, la cena tuvo un componente muy fuerte de reencuentro y estuvo llena de anécdotas y sonrisas.

En la entrada del gimnasio del Centro Atómico Bariloche, donde se realizó la cena, se pudieron observar fotos que forman parte de la Muestra “Huellas con historia: 60 años de vida del Balseiro” del Archivo Histórico del Centro Atómico Bariloche y del Instituto Balseiro. La distribución de los lugares en las mesas no estaba asignada de forma previa, así que cada uno de los invitados fue agrupándose para sentarse con sus amigos o ex compañeros a piacere.

Los representantes de la 9º promoción de Licenciados en Física del IB (Créd. Prensa Instituto Balseiro).“Todos reconocemos la importancia que ha tenido este Instituto en toda nuestra vida. Tenemos muy buenos recuerdos, fueron muy maravillosos los días que pasamos aquí”, dijo uno de los egresados que en 2016 cumplieron 50 años desde su acto de colación. Asimismo, entre aplausos y mucha emoción, todos recordaron y agradecieron con sus palabras al primer director del Instituto, José Antonio Balseiro.

Durante la cena, el presidente de la AEIB, Juan Pablo Ordóñez (que es subgerente de INVAP) invitó a hablar a varios egresados que en la actualidad son autoridades en el Centro Atómico Bariloche, como el director del Instituto, Carlos Balseiro, y el gerente de Gerente del Área de Energía Nuclear de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), Carlos Gho. La directora de la Biblioteca Leo Falicov, Marisa Velazco Aldao, también brindó un discurso que cosechó muchos aplausos. Estuvo presente además el vicerrector de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo), Jorge Barón, que es egresado de la primera promoción de Ingenieros Nucleares de esta institución dependiente de la CNEA y la UNCuyo.

Graciela Bertolino, egresada de Ingeniería Nuclear y miembro de la comisión organizadora de ese encuentro, entregó junto con Ordóñez obsequios a los integrantes de la 9º promoción de Licenciados en Física. Ellos son: Oscar Bressan, Raquel Paviotti, Rubén Piacentini, Arnoldo Valenzuela, María Cristina Terrile, Alberto Rabbat, Saúl Oseroff y Oscar Achterberg. También recibieron un reconocimiento dos egresados que en 2016 cumplieron 25 años de egresados de la misma carrera: Adriana Condó y Javier Briático. Asimismo, Bertolino destacó que ese encuentro fue el primero de muchos más en el futuro, ya que quieren repetirlo cada fin de año. Una tradición acaba de nacer.

 

----

UN DISCURSO ESPECIAL

“Cuando recibí la invitación para venir aquí a este festejo de 50 años pensé que no iba a poder venir. Pero era una oportunidad única para ver a nuestros compañeros, que fueron gran parte de la formación por ese espíritu que nos unió, y que también se lo debemos a nuestros profesores que tuvimos en aquella época, que dieron parte de sus vidas para llevar adelante las clases y que nos enseñaron lo que ellos llevaban en sus corazones”, comenzó su discurso Arnoldo Valenzuela, uno de los integrantes de la promoción de Licenciados en Física que en 2016 cumplieron medio siglo de egresados.

Arnoldo Valenzuela recordó en su discurso al Prof. Gaviola (Créd. Prensa Instituto Balseiro).

“Nunca voy a olvidar una de las cosas que en Alemania produjo un poco de shock en el Instituto Max Planck donde estaba invitado”, ilustró Valenzuela. Contó que estaban trabajando en el proyecto de un satélite que debían lanzar en dos meses. Pero que se necesitaba una válvula que estaba fallando. Para volver a hacerla se tardaba 6 meses. Ya habían realizado tres intentos de cinco, y se les había quemado.

“Yo era el nuevo, el pobre argentino pero que tenía título de Doctor. Me invitaron a un equipo para evaluar cómo se podía solucionar”, contó Valenzuela. Luego de escuchar a los técnicos y a ingenieros, y evaluar las muestras se dio cuenta que era algo que había estado trabajado en su formación en el Centro Atómico Bariloche.

“Era muy difícil de hacer pero quedaban dos posibilidades de enviar los experimentos en el satélite. Ofrecí hacerlo yo y probar una cuarta vez, para que quedase una oportunidad más en caso de fallar. Tuve una reacción que no me esperaba: me dijeron que yo era Doctor, que cómo iba a hacer eso”, relató.

“Eso me lleva a contarles una anécdota con el Profesor Gaviola, que cuando nos enseñaban a soplar vidrio para crear las formas que él quería que tuvieran, yo le preguntaba para qué estábamos aprendiendo eso”, contó, con una sonrisa, el físico. Y agregó: “Eso que pude hacer en Alemania, que soldé y que funcionó bien, me cambió la vida. A aquel argentino que había venido de lejos luego se le acercaban para preguntarle cómo nos formábamos aquí en el país”.

Valenzuela también destacó que la formación era completamente distinta: “En Alemania, los teóricos, los doctores en física, tenían la posibilidad de hacer prácticas pero no tenían la obligación de hacerlas. Eso se lo debemos al grupo de profesores y compañeros que nos ayudaron durante todos esos años, muchos de los cuales están sentados aquí”, destacó.

El segundo punto que quiso destacar en su discurso fue el espíritu de camaradería y unión que vivió durante su formación en el Instituto Balseiro, y cómo se ayudaban unos a otros. Agradeció a Pepe Torres, Abe Kestelman y Wolfgang Meckbach, que trabajaron en Colisiones Atómicas cuando hizo su tesis de Doctorado allí.

“Gracias a José Antonio Balseiro y también a Carlos por haber aceptado la dirección del instituto y por la charla que diste ayer, que fue de corazón. Les agradezco a ustedes y deseo que puedan tener la visión para seguir adelante con esto que ha producido un gran cambio en el país y en el exterior. El Instituto Balseiro y sus egresados son reconocidos en todo el mundo”, concluyó Valenzuela.

---

Área de Comunicación del Instituto Balseiro

San Carlos de Bariloche, 21/12/2016

En Facebook: www.facebook.com/InstitutoBalseiro

En Twitter: @IBalseiro / Contacto: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesita activar JavaScript para poder verla

Más noticias: http://www.ib.edu.ar/index.php/comunicacion-y-prensa/noticias.html