gototopgototop
Navegando en: Comunicación y Prensa Noticias ENTREVISTA AL FÍSICO MÉDICO DARÍO SANZ: “La radioterapia puede realizarse hasta en un 70% de los pacientes con diagnóstico temprano de cáncer”

ENTREVISTA AL FÍSICO MÉDICO DARÍO SANZ: “La radioterapia puede realizarse hasta en un 70% de los pacientes con diagnóstico temprano de cáncer”

Luego de vivir varios años en Mendoza, Sanz regresó a vivir a la Patagonia en 2016 (crédito LGO-Prensa IB).Darío Sanz es Ingeniero Nuclear, egresado en 1993 en el Instituto Balseiro, y también Doctor en Ingeniería nuclear por el mismo Instituto (en 2003). Hizo la mayor parte de su carrera profesional en la Fundación Escuela de Medicina Nuclear (FUESMEN) de Mendoza, donde fue el responsable, desde 1995 hasta principios de 2016, del Servicio de Física de Radioterapia.

Fecha de publicación: 21/10/2016

Hace pocos meses, se mudó de Mendoza a Bariloche junto con su familia. En esta ciudad estará a cargo del Centro Integral de Medicina Nuclear y Radioterapia que se está terminando de construir en las instalaciones del Centro Atómico Bariloche. Además, actualmente es coordinador de la Maestría en Física Médica, que dictan en conjunto la FUESMEN y el Instituto Balseiro, dependiente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo).

Hace pocos días, brindó un coloquio en el Instituto Balseiro sobre el Centro de Medicina Nuclear próximo a inaugurarse. En esta nota, cuenta algunos de los detalles que compartió en esa charla pública, además de responder otras preguntas del Área de Comunicación del Instituto Balseiro. Por qué le gusta la física médica, cuál es la salida laboral de los profesionales de este campo y qué actividades se realizarán en el nuevo centro son algunos de los temas que menciona Sanz.

“Elegí estudiar Ingeniería Nuclear cuando estaba en la secundaria. Representaba para mí un desafío, ya que conocía su excelencia y reconocimiento como uno de los ámbitos académicos más exigentes en la Argentina”, dice Darío Sanz ante la consulta de por qué estudió en el Instituto Balseiro. Y agrega: “Además, contaba con la valiosa ayuda de la beca y la garantía de la continuidad académica; eran épocas económicamente difíciles y de muchos conflictos docentes”.

-¿Por qué eligió dedicarse a la física médica y en especial trabajar en el campo de la radioterapia?

-En 1993 me recibí de ingeniero y fui invitado a conocer la Fundación Escuela de Medicina Nuclear en Mendoza. Había sido recientemente inaugurada, en 1991, y necesitaba mucho recurso humano. El área de Radioterapia estaba vacante y cuando me mostraron de qué se trataba y me dieron algunos libros para interiorizarme rápidamente me interesó. El Ing. Pedro Tadini, ex profesional y profesor del Instituto Balseiro que en ese momento trabajaba en FUESMEN, fue quien sabiamente me supo mostrar de qué se trataba esta disciplina y su futuro dentro de la oncología.


-Recientemente usted se mudó de Mendoza a Bariloche para dirigir el Centro de Radioterapia que se inaugurará próximamente en el Centro Atómico Bariloche. ¿Cuáles serán las principales actividades que se realizarán en este centro?

-La meta inmediata es la asistencial. Además de la Radioterapia, el Centro constará de otros departamentos, entre ellos de Ciclotrón, Radiofarmacia, Medicina Nuclear y Radiodiagnóstico. La incorporación de imágenes de alta complejidad en el mismo piso que las terapias es un beneficio indiscutido para la atención clínica.

-¿También se hará investigación en este nuevo Centro?

-Adicionalmente, se desarrollarán proyectos de investigación que tengan en el mediano y largo plazo un impacto directo sobre las prácticas asistenciales. Las tareas de investigación serán parte del desafío de personal directamente vinculado con este proyecto y otros investigadores que se integrarán el emprendimiento y que compartirán las mismas instalaciones. Algunas de las áreas que potencialmente se abordarán desde la investigación serán los ensayos clínicos, el desarrollo de equipos y software, la dosimetría, la radiobiología, la biología molecular, las neurociencias y las imágenes médicas. También, se abordará la creación de nuevos radiofármacos, las neurociencias, la resonancia magnética y la aplicación de ciencias de materiales a medicina.


-¿La docencia estará incluida en las tareas de los profesionales que trabajen allí?

-El Centro también tiene prevista infraestructura para llevar a cabo tareas de docencia, en continuidad con las que actualmente comparte con el Instituto Balseiro y la FUESMEN. En particular, el ámbito clínico y de laboratorios servirá a los contenidos prácticos de la actual Maestría en Física Médica y futuras carreras o cursos avanzados que se están proyectando. La formación de recursos humanos dentro del ámbito del Instituto Balseiro, con reconocimiento nacional e internacional, es una prioridad para nosotros y un requerimiento por parte de otros centros asistenciales de radioterapia e imágenes médicas en distintas regiones del país.

-El cáncer es una de las enfermedades más complejas de la actualidad y hay varias opciones de tratamiento. ¿En qué consiste la radioterapia y en qué tipo de casos se aplica?

-La radioterapia consiste en el uso de radiaciones ionizantes para el tratamiento de enfermedades relacionadas con la proliferación anómala de células, predominantemente el cáncer. Junto con la cirugía y la quimioterapia, constituyen los pilares para el tratamiento oncológico. En general estos tratamientos se realizan combinados entre sí, es decir son tratamientos complementarios. Existen distintas formas de aplicar estas radiaciones según la patología y el estado general del paciente.

-¿Podría explicar qué son las radiaciones ionizantes? ¿Cuándo comenzaron a utilizarse para tratar el cáncer?

-La radiación ionizante es una forma de transmisión o emisión de energía que cuando impacta en la materia puede producir desprendimiento de electrones de sus átomos y moléculas. Este efecto de arrancar electrones pertenece a lo que se denomina ionización. Por ejemplo, la luz visible es una forma de radiación, pero con energía insuficiente para ionizar átomos. Los rayos X, que son un tipo de radiación ionizante, comenzaron a utilizarse para el tratamiento del cáncer a finales del siglo XIX. A mediados del siglo XX ya se utilizaban muchas otras partículas, como los rayos de electrones, protones y neutrones, cada uno con características y fines específicos.

-En el coloquio que dio recientemente en el Instituto Balseiro, usted contó que su sueño es que el Centro de Radioterapia de Bariloche se convierta en un hospital universitario. ¿Por qué sería importante algo así?

-Un hospital asociado a una universidad brinda servicios clínicos a la vez de contribuir a la formación de estudiantes e investigadores de la medicina. Nuestra participación en la formación en física médica es un trayecto que venimos recorriendo desde hace más de 10 años por medio de la Maestría en Física Médica y diversos cursos para médicos, físicos y técnicos. Sumar esta formación ya consolidada en física médica a una formación netamente médica sería una sinergia entre la medicina y la física médica que permitiría importantes avances profesionales, académicos y científicos a la par de reducir la demanda de profesionales todavía insatisfecha. Si bien esto es simplemente una idea, y posiblemente un anhelo, podría tratarse de una meta a largo plazo.


-Para hablar sobre un tema concreto, podemos citar el cáncer de tiroides en el cual los pacientes suelen recibir tratamiento con iodo radiactivo. ¿Podría explicar, a grandes rasgos, en qué consiste esta aplicación de la tecnología nuclear que mucha gente no conoce?

-Este es un ejemplo de radioterapia metabólica. En esta forma de tratamiento, el iodo 131 se incorpora vía oral y luego es absorbido en el tracto digestivo para pasar al torrente sanguíneo, donde es captado de manera selectiva por la glándula tiroides, los nódulos o las células afines, entregando así la dosis terapéutica. Por cuestiones históricas el tratamiento del cáncer de tiroides con iodo 131 pertenece a la Medicina Nuclear y no a la Radioterapia, a pesar de que los principios activos se corresponden con esta última.

-¿Qué tasa de éxito tiene el tratamiento de radioterapia en general?

-En escenarios de diagnóstico temprano de la enfermedad, la radioterapia puede realizarse hasta en un 70% de los pacientes, con intención de cura en más del 50% de los casos con tratamientos curativos, por lo que su éxito es innegable. Para aumentar la eficacia de la radioterapia se está trabajando en lo que se denomina radioterapia guiada por imágenes. De esta manera la localización de la zona a irradiar es más exacta, preservando los órganos de riesgo y el tejido sano, y permitiendo entregar dosis más altas en el área de interés.

-¿Y hay otras alternativas para para aumentar esa tasa?

-Hay también otras formas de mejorar el resultado, como por ejemplo usar imágenes multimodales a través de la tomografía por emisión de positrones o PET y la resonancia magnética o RMN, que permite tratamientos basados en respuestas específicas de cada paciente; la combinación con otras modalidades: la adyuvancia con quimioterapia e inmunoterapia); y el uso de radiosensibilizadores para mejorar la respuesta de las células tumorales frente a la radiación, sin afectar significativamente el tejido sano. También se puede buscar mejorar la eficacia de la radioterapia usando nanopartículas metálicas para hacer más eficientes los mecanismos de interacción de la radiación con los tejidos; y la optimización de los fraccionamientos: dosis por sesión, número y periodicidad de las sesiones de tratamientos.

-Usted coordina la Maestría en Física médica del Instituto Balseiro. ¿Podría contar a qué se pueden dedicar los físicos médicos hoy en Argentina?

-La Física Médica incluye la utilización de conceptos y leyes de la física para la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento de enfermedades. Existen áreas bien definidas que competen a la Física Médica, incluyendo las físicas de: radioterapia, medicina nuclear, radiodiagnóstico y protección radiológica. Otras aplicaciones de la Física Médica son la resonancia magnética, el ultrasonido, el láser, la dosimetría, la nanotecnología y la electromedicina. En este sentido, nuestros egresados se pueden desempeñar en cualquier aplicación de la Física Médica ya que son formados con materias específicas en las cuatro disciplinas mencionadas.

-Cuando egresan, ¿qué suelen hacer los magísteres en Física Médica del Balseiro?

-Luego de aprobar la Maestría en Física Médica, los egresados pueden realizar prácticas habilitantes en cualquier hospital reconocido del país bajo la dirección de un experto a los efectos de lograr un permiso individual para trabajar con pacientes en radioterapia o en medicina nuclear. Dicho permiso es otorgado por la Autoridad Regulatoria Nuclear. Esta profesión les permite trabajar en el diseño y la implementación de métodos e instrumentos usados en medicina, en la calibración de equipamiento, en la seguridad radiológica y en la garantía de calidad. Los físicos médicos también trabajan en investigación y en docencia, en formación y educación continua, capacitando a otros profesionales del ámbito.

-Durante octubre se está realizando, en nuestro Instituto, la Escuela J. A. Balseiro con foco en las nuevas tendencias en investigación en física médica. ¿Por qué es tan importante formar a los jóvenes en este campo?

-Es importante formar a los jóvenes en el campo de la física médica porque la cantidad de profesionales en la región y en el mundo es insuficiente. El aumento, la mejora y la complejidad de las tecnologías y de los métodos dedicados a la detección y al tratamiento de enfermedades; las mejoras en el acceso a la medicina a nivel mundial; y el aumento de la cantidad de pacientes, no sólo por el incremento de la población sino por el aumento de la esperanza de vida son todos factores que hacen que se multiplique la necesidad del físico médico en las instalaciones de salud y universidades. En la Argentina tenemos alrededor de 200 físicos médicos y es necesario por lo menos duplicar esa cantidad.

Luego de vivir varios años en Mendoza, Sanz regresó a vivir a la Patagonia en 2016 (crédito Laura García Oviedo- Área de Comunicación IB).


---

Área de Comunicación del Instituto Balseiro

San Carlos de Bariloche, 21/10/2016

En Facebook: www.facebook.com/InstitutoBalseiro

En Twitter: @IBalseiro / Contacto: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesita activar JavaScript para poder verla

Más noticias: http://www.ib.edu.ar/index.php/comunicacion-y-prensa/noticias.html